Fernando Cáceres: El interés por el control (parte 2)

Fernando Cáceres: El interés por el control (parte 2)

En respuesta a la Parte 1, La República (LR) me entrevistó el sábado. Los felicito por abrirse a posiciones distintas. Luego, en su editorial del domingo sobre el control de fusiones (CF), calificaron como ‘increíbles argumentos contrarios’ ‘afirma® que si la ley se aprueba, requeriría un incremento sustantivo en su presupuesto’, ironizaron sobre ‘la increíble teoría de que la concentración no impide la competencia’, en alusión a mis declaraciones, y repitieron que el CF es clave para entrar a la OECD.

Primero. El Indecopi necesitaría, al menos, S/2 millones para implementar un CF. La utilidad es incierta, el daño no necesariamente ocurrirá, solo 2% se deniega y 8% se condiciona (CpR, 2013). Pero el Indecopi tiene necesidades presupuestarias para controlar conductas anticompetitivas y eliminar barreras burocráticas, que sí tienen efectos verificables en el consumidor, y en muchos mercados. Si invertimos más en ellas, los mercados tendrían mayor competencia y las conductas podrían sancionarse más rápido. Antes que nuevas medidas, deberíamos asignar más recursos a reforzar las que tenemos.
Segundo. Un mercado puede estar concentrado y presentar competencia; sea por su estructura oligopólica, o por tener sustitutos y no haber barreras. La prensa escrita, por ejemplo, tiene sustitutos cercanos, como los medios digitales, y no tiene barreras relevantes, pues el papel no es un bien escaso; tan es así que los porcentajes de mercado han variado a lo largo de los últimos 15 años por la competencia, y podrían seguir cambiando con ofertas innovadoras.

Tercero. Si seguimos la lógica de ‘tengamos un CF para homologarnos a la OECD’, ¿por qué no homologamos también nuestra regulación para contratar y despedir trabajadores al promedio de la OECD? En el WEF, nosotros estamos en el puesto 130/138, mientras el promedio de la OECD es 63/138. Seamos más coherentes.

Comentarios