Fernando Cáceres: La Matrícula 2017

Fernando Cáceres: La Matrícula 2017

Entre 2005 y 2016, las pensiones de colegios privados subieron cerca del doble (GEF). ¿Cuántos padres de familia quisieran que el Estado regule los precios de la matrícula 2017? No es que me haya vuelto intervencionista; de hecho, creo que sería una muy mala medida. Lo que intento es reflexionar si se está haciendo lo suficiente para no alimentar un caldo de cultivo, frente al cual puedan venir pronto políticos populistas a ofrecer regulación de precios o medidas similares.

De cara a la matrícula 2017, el Indecopi ha anunciado que fiscalizará a 315 colegios privados de Lima para garantizar, entre otras cosas, que cumplan con la normativa vigente que dispone avisar –a más tardar en diciembre– si incrementarán sus pensiones el 2017. ¡Bien, INDECOPI! No hay cómo pueda funcionar un sistema de libre mercado sin un Estado que sancione los incumplimientos.
¿Y los dueños y gerentes de los colegios? Hay varias señales de alerta que debieran haber ‘leído’: la mayor regulación de las universidades se generó tras no haber fiscalización del Indecopi ni autorregulación de la Asamblea de Rectores, Jaime Delgado presentó un proyecto de ley para obligar a informar en primero de primaria lo que se pagará en quinto de media, y un candidato del PPC al Congreso puso el año pasado letreros delante de los colegios denunciando el abuso de las pensiones.

Pónganse en los zapatos de un padre, que en diciembre es informado de un alza y advierte que no podrá costear el nuevo precio. El costo de cambiar a un niño de colegio es altísimo, sobre todo por razones emocionales. ¿Podrían advertir con más anticipación las alzas para tener tiempo de postular a otros colegios? ¿Podrían promover la eliminación de barreras burocráticas que restringen la competencia e impiden que se reduzcan los precios? Las emociones importan más que las razones. Actúen ahora.

Comentarios